Grasa trans, ¬Ņhay que prohibirla?

La grasa trans es responsable de m√°s de medio mill√≥n de muertes al a√Īo en todo el mundo, seg√ļn la OMS. Estas muertes se podr√≠an evitar si los pa√≠ses que presentan un mayor consumo prohibieran la utilizaci√≥n de aceites parcialmente hidrogenados, su principal fuente.

Prohibición de la grasa trans en Estados Unidos

En junio de 2018 entró en vigor la prohibición por parte de la FDA (Food and Drug Administration) de las grasas trans artificiales. Estados Unidos se une así a países como Canadá y Dinamarca que ya emprendieron acciones contra este tipo de grasa en el pasado. En este sentido, se impide la utilización de grasas parcialmente hidrogenadas, la principal fuente de ácidos grasos trans en los alimentos.

En la Uni√≥n Europea y en Espa√Īa nunca se lleg√≥ a prohibir o limitar el uso de este tipo de grasa. Solo existen restricciones para algunos alimentos espec√≠ficos, como los preparados para lactantes. Ni siquiera se consider√≥ la obligatoriedad (ni la voluntariedad) de incluir en el etiquetado la cantidad de grasas trans presente en los alimentos.

Qué son las grasas trans

La grasa trans o √°cidos grasos trans (AGT) son un tipo particular de √°cidos grasos insaturados (con dobles enlaces de carbono). La configuraci√≥n trans se diferencia de la cis (la versi√≥n ¬ęsaludable¬Ľ) en su disposici√≥n espacial.

acido graso trans
Disposición cis y trans de un ácido graso

Algunos AGT se producen industrialmente. La principal fuente dietética de AGT industriales son los aceites parcialmente hidrogenados utilizados sobre todo en margarinas y bollería.

Grasa trans: alimentos que la contienen

Existen 3 vías principales para que aparezcan ácidos grasos trans en los alimentos:

  • Por medio de la transformaci√≥n bacteriana de √°cidos grasos insaturados en el est√≥mago de animales rumiantes (que pasan a la carne y a la leche).
  • Por medio de la hidrogenaci√≥n industrial de aceites para producir grasas s√≥lidas o semis√≥lidas de uso en margarinas, mezclas de grasas y boller√≠a.
  • Durante la fritura con aceites a altas temperaturas.

Las reducciones del contenido en grasa trans de alimentos se centra en la producida industrialmente, ya que la proporción de AGT puede modificarse. Sin embargo, la proporción en las grasas de rumiantes es relativamente estable.

Los aceites parcialmente hidrogenados contienen grasas saturadas e insaturadas, entre ellas AGT en proporciones variables, que pueden llegar hasta m√°s del 50 %, seg√ļn la tecnolog√≠a de producci√≥n utilizada.

Grasa trans, la peor grasa para la salud

En la mayor√≠a de pa√≠ses occidentales se ha reducido enormemente el contenido en √°cidos grasos trans en las √ļltimas d√©cas. Sin embargo, en pa√≠ses del medio oriente, India e Ir√°n, entre otros, este tipo de grasa est√° muy presente en multitud de alimentos.

Debido a ello, la OMS ha presentado un programa para eliminar la grasa trans de los alimentos producidos industrialmente en el plazo de 5 a√Īos, por medio del plan REPLACE.

La grasa trans aumenta los niveles de colesterol LDL (colesterol malo) y reduce los viveles de colesterol HDL (colesterol bueno), incrementando el riesgo cardiovascular. Estos efectos son dosis-dependiete, por lo que a un mayor consumo, existir√° un mayor riesgo.

Las evidencias son más débiles en cuanto a una posible relación entre la ingesta de grasa trans y el riesgo de padecer cáncer, diabetes tipo 2 o enfermedades alérgicas como el asma.

Finalmente, algunas investigaciones sugieren que la ingesta de grasas trans a niveles cercanos al límite considerado aceptable (el 1 % de la energía de la dieta) puede afectar de manera perjudicial a otros aspectos de la salud, como es el caso de la función reproductora.

Grasa trans artificial y grasa trans animal

La grasa trans de origen industrial y la de origen animal parecen mostrar efectos adversos comparables sobre el colesterol sangu√≠neo. Sin embargo, la ingesta de √°cidos grasos trans de origen animal suelen ser estables e inferiores al 1 % de la energ√≠a de la dieta, por lo que su impacto sobre la salud suele ser limitado. En general, la ingesta de grasa trans procedente de rumiantes no se contempla como un importante problema de salud p√ļblica.

Cu√°nta grasa trans se puede comer

Eliminar las grasas trans, utilizadas principalmente para alargar la vida de los alimentos procesados, puede ser la manera m√°s f√°cil de mejorar la salud de mucha gente en el mundo.

Las recomendaciones de salud p√ļblica hablan de disminuir los niveles de ingesta de grasas trans por debajo del 1 % del total de la energ√≠a de la dieta. Esto se lograr√≠a, principalmente, por la reducci√≥n de la grasa trans de origen industrial. En una dieta de 2.000 kcal esto supondr√≠a un l√≠mite de poco m√°s de 2 g de √°cidos grasos trans al d√≠a.

En los √ļltimos 20 a√Īos se han reducido sustancialmente los contenidos de grasa trans en los pa√≠ses occidentales. Sin embargo, todav√≠a hay algunos alimentos en los que se puede encotrar grasa trans en cantidades relativamente altas. Entre ellos hay que incluir la mantequilla, los alimentos precocinados, tartas y pizzas congeladas, entre otros.

grasa trans

Consumo de grasa trans

Las estimaciones sobre el consumo de ácidos grasos trans son muy variables dentro del seno de la Unión Europea y a nivel mundial.

En un estudio comparativo reciente, de los 29 países estudiados, 22 mostraban un consumo de grasa trans inferior al 1 % de la energía total de la dieta.

Sin embargo, destacan países como Irán, con un consumo de grasa trans que supera el 4 % del total de energía de la dieta. Líbano está por encima del 2 % y Brasil, Costa Rica, Canadá y Estados Unidos por encima del 1 %.

En Espa√Īa, las estimaciones se√Īalan un consumo que supone el 0,8 % de la energ√≠a total de la dieta, si bien son datos de un estudio de 2003 que inclu√≠a una muestra no homog√©nea del territorio espa√Īol.

En cualquier caso, el contenido en √°cidos grasos trans de los alimentos en Espa√Īa se puede considerar bajo en general. Adem√°s, su evoluci√≥n parece disminuir progresivamente en el tiempo, seg√ļn datos del Ministerio de Sanidad.

Deja un comentario