IMC, obesidad y salud

El IMC o índice de masa corporal es un indicador para clasificar el peso corporal en función de los diferentes grados de sobrepeso y obesidad.

Existe una clara relación entre un IMC elevado y un mayor riesgo de mortalidad. Además, el IMC puede ser utilizado como indicador para el riesgo cardiovascular.

Calcular el IMC

El IMC se calcula de manera muy sencilla, dividiendo el peso corporal (en kilogramos) entre la altura (en metros) al cuadrado:

IMC = Peso/Altura2

De este modo, alguien que pesara 70 kg y midiese 1,70 m tendría un IMC= 70/1,702 = 24,22 kg/m(dentro del normopeso).

Índice de masa corporal y obesidad

El IMC es el método más común utilizado para el diagnóstico de la obesidad.

El IMC normal o ideal es el que clasifica el peso como “normopeso”. Este peso ideal es el que se corresponde con un IMC comprendido entre 18,5 y 24,9 kg/m2 en adultos. Se trata del rango de peso que se relaciona con menor riesgo de enfermedad. Por el contrario, por encima de 25 nos situamos en sobrepeso y por encima de 30 kg/m2 en obesidad.

Clasificación del IMC

Los diferentes grupos y subgrupos de clasificación del IMC para adultos, tanto hombres como mujeres, son:

  • IMC inferior a 18,5. Estás en bajo peso. Tener un peso inferior al normal también puede acarrear problemas para la salud.

  • IMC entre 18,5 y 24,9. Es el rango de IMC deseable.

  • IMC entre 25 y 26,9. Sobrepeso grado I.

  • IMC entre 27 y 29,9. Sobrepeso grado II (preobesidad).

  • IMC entre 30 y 34,9. Obesidad tipo I.

  • IMC entre 35 y 39,9. Obesidad tipo II.

  • IMC entre 40 y 49,9. Obesidad tipo III (obesidad mórbida).

  • IMC igual a 50 o superior. Obesidad tipo IV (obesidad extrema).

Clasificación IMC (OMS).

IMC en niños

El IMC en niños se calcula de igual modo que para adultos. Sin embargo, para su clasificación se utilizan unas gráficas que señalan los percentiles por edad. De este modo, los valores de IMC normales se situarían en el percentil 50. Conforme se alejan de este valor, se acercarían a la obesidad infantil (por encima del percentil 50) o al bajo peso infantil (por debajo del percentil 50).

La clasificación del IMC en niños de una determinada edad sería:

  • IMC por debajo del percentil 5. Corresponde a bajo peso.

  • IMC entre el percentil 5 hasta el 85. Normopeso.

  • IMC entre el percentil 85 y el 95. Sobrepeso.

  • IMC por encima del percentil 95. Obesidad.

imc niños

Tablas de percentiles IMC niños.

 

IMC y mortalidad

En los últimos tiempos se han venido planteando dudas sobre la utilidad del IMC como indicador útil para relacionar el peso corporal con el riesgo de enfermedad. Es el caso de la “paradoja de la obesidad” que ha relacionado IMC por encima de 25 con un menor riesgo de mortalidad en personas con enfermedad cardiovascular. Sin embargo, el IMC sigue mostrándose como una herramienta sencilla y útil para determinar el riesgo de diversas patologías, incluyendo el riesgo cardiovascular, y el riesgo de mortalidad.

En este sentido, la obesidad mórbida (IMC por encima de 40) parece incrementar claramente el riesgo de mortalidad. Más aún, un IMC por encima de 25 aumenta el riesgo de mortalidad por todas las causas. También aumenta el riesgo de mortalidad específica para enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2, enfermedades respiratorias y cáncer.

IMC y mortalidad cardiovascular

Según señalan recientes investigaciones, el índice de masa corporal puede ser un predictor de mortalidad cardiovascular más potente que el contenido de grasa corporal.

La explicación para ello sería que un exceso de masa libre de grasa también estaría relacionado con un aumento del riesgo cardiovascular, además del exceso de grasa. En este sentido, los individuos obesos (IMC superior a 30 kg/m2) no solo tienen más grasa, sino que también presentan más masa magra. Este hecho se asociaría a la presencia de un mayor volumen de sangre circulante, lo que supondría una carga extra para el corazón. A la larga, esto conllevaría la alteración de los ventrículos cardíacos en forma de hipertrofia, aumentando el riesgo de infarto en personas obesas.

IMC y la paradoja de la obesidad

Algunas investigaciones han observado inconsistencias en las que el sobrepeso se ha mostrado como un factor aparentemente protector frente a la enfermedad cardiovascular y otras patologías. Es lo que se conoce como “paradoja de la obesidad”.

En este sentido, un meta-análisis reciente que incluía una muestra de casi 3 millones de individuos determinó una disminución del 6 % en el riesgo de mortalidad para todas las causas en individuos con sobrepeso, en comparación con personas con normopeso (18-25 kg/m²). Sin embargo, estos hallazgos han sido muy cuestionados y atribuidos a sesgos y errores metodológicos. Estos errores incluirían problemas relacionados con la edad y la mala salud de los pacientes, factores relacionados con el estilo de vida y un sesgo en la selección de los participantes.

IMC y mortalidad total

En un reciente estudio publicado en la revista Obesity, se analizaron los datos del UK Biobank, una fuente de datos de pacientes británicos que incluía, entre otros, datos genéticos y de mortalidad. A partir de esos datos se estudió el posible papel causal del IMC en relación con la mortalidad total y mortalidad específica por enfermedades, teniendo en cuenta muchos de los problemas de sesgo que se han observado en otros estudios similares.

La base de datos del UK Biobank incluía a más de 500.000 personas de 37 a 73 años de edad. Entre los datos, se contaba con características demográficas y antropométricas, estado de salud, hábitos de vida, análisis cognitivos y de personalidad. Además, se incluían muestras de sangre, orina y saliva.

IMC y mortalidad: resultados del estudio

En los resultados a partir de análisis observacionales, el IMC se asoció con un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas y mortalidad cardiovascular, cáncer total y cáncer de estómago, colorrectal, riñón e hígado e inversa para el cáncer de pulmón.

Añadiendo otros tratamientos estadísticos, como la aleatorización mendeliana aplicada a la variación genotípica asociada con el IMC, los resultados fueron similares al análisis observacional. Esto apoyaría el papel causal de un mayor IMC en el aumento de riesgo de mortalidad.

Observando otros estudios similares, el meta-análisis más extenso llevado a cabo sobre este asunto incluyó a más de 30 millones de participantes (contabilizando 3,7 millones de muertes). Los resultados estimaron que el aumento de 5 kg/m² de IMC se asociaba con un aumento del 5 % del riesgo de mortalidad por todas las causas.

En concordancia con estos datos, escalando los resultados actuales en el UK Biobank, cada 5 kg/m² de incremento en el IMC se asociaría con un incremento del 10 % en la mortalidad por todas las causas.

Pero esto es estadística. Lo cierto es que el IMC no deja de ser una medida del tamaño del organismo. En sí mismo no nos da ninguna señal de salud o enfermedad, pero sí nos señala que puede haber un riesgo incrementado de enfermedad. Por su simplicidad y su uso universal, el IMC todavía puede ser muy útil para millones de personas en todo el mundo.

 

Deja un comentario