Cuántos huevos se pueden comer

A la pregunta de cuántos huevos es bueno comer, una nueva investigación señala que se pueden comer 12 o más huevos a la semana sin aumentar el riesgo cardiovascular.

Ya sucedió, de alguna manera, cuanto tuvimos que pedirle perdón al colesterol, ante las evidencias de que el colesterol contenido en los alimentos no era tan perjudicial como se creía.

Sin embargo, la sospecha sobre algunos alimentos, como por ejemplo los huevos, ha seguido rondando sobre nuestras despensas.

Mucha gente sigue todavía formulándose las mismas preguntas. ¿Es bueno comer muchos huevos? ¿Cuántos huevos puedo comer? Y ¿cuántos huevos puedo comer si tengo colesterol?

Cuántos huevos son buenos según la ciencia

Esta nueva investigación viene a sumarse a los hallazgos que ya apuntaban diversos estudios al respecto de la inocuidad a nivel cardiovascular del consumo de huevos.

El estudio fue realizado por investigadores de la Universidad de Sidney y otras instituciones australianas. Su duración fue de 12 meses y su principal particularidad es que se llevó a cabo con pacientes que padecían diabetes tipo 2 o prediabetes (N=128 pacientes).  Para este tipo de pacientes las recomendaciones actuales señalan que deben limitar su consumo de huevos y alimentos ricos en colesterol.

Los participantes fueron divididos en dos grupos. Uno consumió 12 o más huevos por semana y el otro consumió menos de 2 huevos por semana durante los 12 meses de duración del estudio.

A los 3 primeros meses siguió otra fase de 3 meses más en los que se llevó a cabo una restricción energética en el contexto de una dieta de reducción de peso. Mientras, se continuaba con el consumo estipulado de huevos.

Finalmente, el estudio concluyó con un seguimiento de 6 meses más con el consumo de huevos establecido en origen.

Cuántos huevos comer

Los resultados del estudio reflejaron una pérdida de peso similar en los dos grupos (de unos 3 kg de media) y sin diferencias en los marcadores cardiometabólicos. Entre ellos se encontraban los niveles de glucosa sanguínea, los lípidos plasmáticos y los marcadores de inflamación y estrés oxidativo.

De este modo, el consumo de huevos no determinó un aumento del riesgo cardiovascular en los pacientes con diabetes tipo 2 o prediabetes.

Debilidades del estudio

Para empezar, se trata de un estudio subvencionado por la Australian Egg Corporation. Esto de entrada no tiene por qué ser un problema, pero nos pone un poco en alerta. Por otro lado, la fase de 3 meses de dieta reducida en calorías con consejos añadidos de sustituir la ingesta de grasa saturada por grasa mono y poliinsaturada podría enmascarar el efecto específico de la ingesta de huevos.

Si miramos la bibliografía científica sobre este tema nos daremos cuenta de que existe bastante controversia. En otra investigación también reciente, se hizo un seguimiento durante 10 años de una población cercana a las 30.000 personas sin problemas cardiovasculares de partida. En ella se estudió la relación entre el consumo de huevos y la salud. Se concluyó que el riesgo cardiovascular y la mortalidad por todas las causas no se veían aumentados por el consumo de 1 huevo al día. Incluso, se apreció una ligera disminución del riesgo de padecer ictus con ese consumo de huevos.

Sin embargo, en otro estudio de cohortes los resultados sí mostraron un aumento del riesgo cardiovascular asociado a un mayor consumo de huevos en pacientes con diabetes tipo 2.

Comer huevos sin límite: ciencia o temeridad

Ante esta falta de consenso, es prudencial tener un consumo moderado de huevos, como de cualquier otro alimento específico. Tampoco parece razonable reducir la ingesta de huevos, teniendo en cuenta que se trata de un alimento valioso nutricionalmente por su contenido en proteínas, vitaminas y minerales.

En principio, para la población general, tomar un huevo al día no tiene por qué suponer ningún problema.

Deja un comentario