Análisis de sangre: electrolitos

Los electrolitos forman parte de las sustancias presentes en la sangre y que se pueden evaluar cuando se lleva a cabo un análisis de sangre. Se trata de uno de los análisis más solicitados por los médicos y consiste en la medición de los niveles en sangre de los electrolitos o iones más importantes.

Qué son los electrolitos

Los electrólitos son iones presentes en la sangre que intervienen en multitud de funciones del organismo. En un análisis de sangre se cuantifican habitualmente el sodio y el potasio, menos comúnmente el calcio y el cloro y, en circunstancias especiales, el fósforo y el magnesio.

Los electrolitos permiten identificar problemas en el equilibrio hidro-electrolítico del organismo, fundamental para el mantenimiento de funciones importantes, como el funcionamiento del corazón, los músculos o el sistema nervioso.

Electrolitos: valores normales

En el siguiente cuadro puede ver los valores considerados normales para los iones más importantes.

electrolitos
Niveles normales de electrolitos.

Las alteraciones se pueden dar en los diferentes electrolitos presentes en la sangre.

Sodio alto

La hipernatremia es el aumento de los niveles de sodio. Se da en situaciones de deshidratación, aunque también puede aparecer en diversos problemas renales o en la denominada diabetes insípida, trastorno en la regulación del equilibrio hídrico del organismo.

Por el contrario, la hiponatremia es la disminución de los niveles de sodio. Puede aparecer en diversos problemas renales, pero también en muchos otros procesos metabólicos: hipotiroidismo, diabetes, exceso de ADH (hormona antidiurética). También puede aparecer como consecuencia de diarrea o vómitos intensos y con la toma de diuréticos y otros medicamentos (amitriptilina, la carbamazepina o la sertralina).

Potasio alto

La hiperpotasemia o hipercaliemia es el aumento de los niveles de potasio. Puede ocurrir en la insuficiencia renal avanzada, en personas con diabetes, en la insuficiencia de la glándula suprarrenal y en diversos problemas metabólicos. También puede aparecer como consecuencia del tratamiento con algunos medicamentos como diuréticos, inhibidores de la ECA o enzima convertidor de angiotensina, entre otros.

Por el contrario, la hipopotasemia o hipocaliemia es la disminución de los niveles de potasio. Puede ocurrir en personas malnutridas, en diversos problemas renales, como consecuencia de diarrea y/o vómitos intensos o de la toma de diuréticos, en el síndrome de Cushing (exceso de funcionamiento de la glándula suparrenal), etc.

Calcio alto

La hipercalcemia es el exceso de los niveles de calcio. Puede ocurrir en el hipertiroidismo, hiperparatiroidismo, en diversas enfermedades de los huesos (tumores y metástasis incluidos), como consecuencia de la toma de diversos medicamentos o en personas con una ingesta excesiva de vitamina D.

Por el contrario, la hipocalcemia es la disminución de los niveles de calcio. Puede ocurrir, en el hipoparatiroidismo, en la insuficiencia renal, y como consecuencia de un síndrome de malabsorción intestinal. También puede aparecer asociada a una pancreatitis o en personas con una ingesta deficiente de vitamina D.

Cloro alto

Los niveles elevados y disminuidos de cloro en la sangre son la hipercloremia e hipocloremia, respectivamente. Salvo en casos puntuales, el aumento o disminución de los niveles de cloro tiende a ser paralelo a los de sodio. Sin embargo, en determinadas situaciones de acidosis puede darse un aumento específico de los niveles de cloro.

Fósforo alto

Los niveles elevados o disminuidos en sangre de fósforo dan lugar a la hiperfosforemia e hipofosforemia, respectivamente. El aumento o disminución de los niveles de fósforo puede darse en muy diversos procesos metabólicos: alteraciones de la función renal, diabetes, alteraciones de la glándula tiroides y paratiroides, entre otros.

Magnesio alto

Los niveles aumentados o disminuidos de magnesio en sangre son la hipermagnesemia e hipomagnesemia, respectivamente. El aumento de los niveles de magnesio se da en la insuficiencia renal o en personas que ingieren un exceso de magnesio.

Por el contrario, la disminución de los niveles de magnesio puede ocurrir, entre otras causas, como consecuencia de una diarrea prolongada, de un problema renal, de un síndrome de malabsorción o una situación de malnutrición. También puede tener lugar tras la toma de diversos medicamentos o en personas con diabetes mal controlada.

Utilidad del ionograma

El ionograma nos muestra los niveles de iones o electrolitos dentro de un análisis de sangre. Su utilidad es muy amplia, lo que lo convierte en una de las pruebas de laboratorio más demandadas. Especialmente, es útil para valorar la integridad del equilibrio hidroelectrolítico y ácido-base, esenciales para el correcto funcionamiento de los diversos sistemas del organismo.

De este modo, la determinación de los valores de sodio, por ejemplo, es particularmente importante en el diagnóstico de la deshidratación. Por otro lado, los niveles de potasio alterados pueden tener importantes repercusiones en la actividad eléctrica del corazón. Así mismo, la determinación de calcio es un elemento fundamental en el diagnóstico de diversos problemas óseos y de funcionamiento de las glándulas paratiroides. Finalmente, la determinación de cloro, fósforo y magnesio puede aportar una información valiosa sobre diversos procesos metabólicos.

Deja un comentario