Problemas laborales y salud: estrés, mobbing y burnout

Los problemas laborales tienen repercusiones en todos los ámbitos de la vida, también en el de la salud.

Transformaciones en el ámbito laboral

Las transformaciones sociales producidas en el mundo en las últimas décadas han afectado a la sociedad de manera notable. Especialmente en el ámbito del trabajo. Los cambios en diversos entornos como la economía, la tecnología, la cultura y la política han modificado las relaciones tradicionales en el ámbito laboral. Estas nuevas condiciones determinan la aparición de problemas en el ámbito laboral como son el estrés, el mobbing y el burnout.

Trabajo, sociedad e individuo

El trabajo ha existido siempre. Sin embargo, el trabajo de las sociedades cazadoras-recolectoras dista mucho del concepto de trabajo que manejamos actualmente. Al principio de la vida en sociedad, el trabajo era el esfuerzo que permitía sobrevivir en el día a día. Ahora, por el contrario, el trabajo es un concepto más complejo en el que se conjugan aspectos puramente materiales pero también sociales y simbólicos.

En este sentido, a través del trabajo la persona no sólo realiza actividades productivas. También se desarrolla a nivel psicosocial. El trabajo es un fenómeno de construcción social. Es fruto de interacciones complejas e intercambios entre humanos. Así pues, también el trabajo y todo lo asociado a él tiene un significado para las personas que lo realizan. El valor que le otorgan, los resultados que se obtienen o el estatus que merece en la sociedad son importantes. Tanto es así que en las sociedades actuales el trabajo configura la identidad personal. El trabajo afecta a la situación y a la estratificación y clasificación de las personas en la sociedad. De igual modo, afecta a la autopercepción y la autoestima de las personas.

Durante la Revolución Industrial aparece el trabajo en su sentido moderno. Desde entonces, se han ido produciendo numerosos avances en la calidad de vida de la población. El concepto de trabajo que hoy en día conocemos es la fuente para producir una mayor riqueza. Pero, existen muchas dudas al respecto del tipo de riqueza que se crea y de su capacidad para hacernos más felices.

Problemas laborales

El principal problema laboral en las sociedades modernas es el desempleo. Sin embargo, existen otros conflictos generados en la relación del hombre con el trabajo. No se trata de problemas que hayan aparecido por primera vez en nuestra sociedad, pero van en aumento.

En este sentido, el trabajador de hoy se enfrenta al estrés que supone la precariedad de los empleos. Las malas condiciones de trabajo, el agotamiento emocional y la falta de realización personal puede culminar con la sensación de “estar quemadoo burnout.

De igual modo, el estrés también está presente en las relaciones entre miembros de organizaciones en las que prima la rivalidad y la competitividad. Todo ello favorece la aparición de casos de mobbing o acoso laboral. En esos casos la salud de los trabajadores puede verse alterada de forma grave.

Estrés en el ámbito laboral

El estrés ha sido identificado como uno de los riesgos emergentes más importantes en el panorama laboral. En la Comunidad Europea, el estrés relacionado con el trabajo afecta a casi uno de cada tres trabajadores. En España, los datos sobre condiciones de trabajo señalan en la misma dirección. La creciente precariedad del empleo es un factor que propicia la aparición de los casos de estrés en el ámbito laboral.

Mobbing o acoso laboral

El acoso laboral es un problema grave, que no solo afecta a las víctimas directas. Sus consecuencias negativas se extienden a sus compañeros, la familia y su entorno más próximo. También afecta al conjunto de la sociedad, ya que genera unos altos costes asistenciales.

Las consecuencias psicológicas del mobbing están asociadas a la aparición de un trastorno de estrés postraumático. Sus principales características son la somatización, los problemas emocionales, la depresión y la ansiedad.

Mobbing y depresión

El acoso laboral provoca pérdida de autoestima y sentimientos de culpa. Si se prolonga en el tiempo, puede desencadenar un cuadro depresivo grave.

Mobbing y ansiedad

Las victimas de mobbing pueden desarrollar un trastorno de ansiedad generalizado. Este se caracteriza por el miedo y las conductas de evitación que pueden, en los casos más graves, conducir al suicidio.

Consecuencias físicas del mobbing

El acoso continuado provoca problemas a nivel físico (trastornos gastrointestinales, trastornos del sueño, desajustes del sistema nervioso autónomo, etc.).

En el ámbito familiar el acoso laboral puede provocar problemas en las relaciones de pareja y repercutir negativamente en el desarrollo psicológico de los hijos.

Las personas que han sufrido mobbing pueden desarrollar conductas inadaptadas desde el punto de vista social, que pueden ir del aislamiento a la agresividad.

Una vez perdido el puesto de trabajo por causa del acoso laboral, muchas víctimas de mobbing encuentran serias dificultades para volver a integrarse laboralmente con normalidad.

Burnout

El trabajador «quemado» o que llega al estado de burnout se ve afectado progresivamente en su estado de salud. La exposición a unas determinadas condiciones de trabajo no controlables le conducen a un deterioro general: cognitivo, emocional, conductual y físico.
Los síntomas de
burnout pueden diferenciarse en físicos, emocionales y conductuales:

Síntomas físicos del burnout

  • Malestar general.
  • Cefaleas.
  • Fatiga.
  • Problemas de sueño.
  • Úlceras u otros desórdenes gastrointestinales.
  • Hipertensión arterial.
  • Cardiopatías.
  • Pérdida de peso.
  • Asma.
  • Alergias.
  • Dolores musculares (especialmente de espalda y cuello).
  • Desarreglos en la menstruación en mujeres.

Síntomas emocionales del burnout

  • Distanciamiento afectivo como forma de autoprotección.
  • Disforia.
  • Anhedonia y aburrimiento.
  • Incapacidad para concentrarse.
  • Desorientación.
  • Frustración.
  • Ansiedad e irritabilidad.
  • Baja realización personal y baja autoestima.
  • Depresión.
  • Sentimientos de culpabilidad, soledad, impotencia y de alineación.
  • Agotamiento emocional.
  • Ideas suicidas.

Síntomas conductuales del burnout

  • Conducta despersonalizada y superficialidad en la relación con los demás.
  • Absentismo laboral.
  • Abuso de drogas.
  • Cambios bruscos de humor.
  • Aumento de conductas hiperactivas y agresivas.
  • Comportamientos de alto riesgo (conducción suicida, juegos de azar peligrosos).

Estos síntomas disminuyen la calidad de vida personal y aumentan los problemas familiares y sociales del trabajador. 

Precariedad laboral

La precariedad laboral se relaciona con la aparición de problemas de salud mental. Algunos de ellos son los episodios de ansiedad, el miedo recurrente y la depresión.

Por otro lado, los empleos precarios o los casos de desempleo no determina solamente la escasez de recursos económicos. También determina que las personas afectadas vean mermada su autoestima y experimenten sentimientos intensos de inseguridad.

Solucionar los problemas laborales

Los problemas relacionados con el trabajo deben abordarse desde dos puntos de vista, el empresarial y el individual.

En cuanto a la empresa, la OMS señala que deben considerarse estrategias organizacionales preventivas para evitar o reducir el daño al trabajador. En este caso, debe haber un análisis por parte de la organización de cada puesto de trabajo desde el punto de vista de la prevención del riesgo laboral.  De este modo, debería existir una voluntad clara para erradicar condiciones y conductas que promuevan conflictos laborales en el entorno de la empresa.

A nivel individual, la psicoterapia cognitivo-conductual ofrece las estrategias adecuadas al trabajador para eliminar o mitigar las fuentes de estrés y o neutralizar las consecuencias negativas de esa experiencia.

Han mostrado ser eficaces algunas de las siguientes técnicas:

  • Regulación de la respuesta emocional mediante estrategias cognitivo-conductuales.
  • Herramientas de afrontamiento.
  • De solución de problemas.
  • Entrenamiento en asertividad y habilidades sociales.
  • Programas de entrenamiento en gestión eficaz del tiempo.
  • Técnicas en relajación.
  • Aumento del apoyo social dentro y fuera del trabajo.
  • Tratamiento especializado en caso de mobbing tanto para la víctima como para el acosador.

Deja un comentario