Marcadores tumorales para la detección del cáncer

Los marcadores tumorales son sustancias producidas por el organismo cuando aparece un cáncer.

En muchos casos, el diagnóstico temprano del cáncer es crucial para aumentar la probabilidad de curación. En este sentido, los marcadores tumorales pueden servir para detectar la aparición de un cáncer mediante un simple análisis de sangre.

Sin embargo, no todos los pacientes con cáncer experimentan una elevación de los marcadores tumorales. Además, se pueden producir elevaciones de marcadores tumorales por situaciones fisiológicas diferentes al cáncer.

Qué son los marcadores tumorales

Los marcadores tumorales son proteínas que se encuentran presentes en el organismo en pequeñas cantidades. Sin embargo, sus niveles pueden aumentar de forma significativa cuando se forman algunos tumores cancerígenos.

Dónde se encuentran los marcadores cancerígenos

Estas sustancias se pueden encontrar en la sangre, la orina, las heces y en otros fluidos del cuerpo en pacientes con cáncer.

Cada marcador tumoral presenta un perfil variable y es útil para el diagnóstico, la evaluación del tratamiento y la detección de metástasis relacionados con un cáncer específico.

Marcadores tumorales altos

Es importante tener presente que no siempre que estén los marcadores tumorales altos es debido a la presencia de un tumor cancerígeno. De este modo, su aumento puede estar determinado por otras causas.

Así pues, la utilidad diagnóstica de los marcadores tumorales es relativa. Debe contextualizarse en la realidad de cada paciente y del resto de pruebas que se lleven a cabo.

Marcadores tumorales en el seguimiento del cáncer

Los marcadores tumorales presentan una indudable utilidad para el diagnóstico del cáncer. Además, en algunos casos, también resultan útiles para evaluar la respuesta al tratamiento antitumoral establecido. Finalmente, también pueden ayudar a detectar la reaparición o recidiva de un tumor.

Listado de marcadores tumorales

Conforme avanza el conocimiento del cáncer y de cada tipo de tumor, los marcadores tumorales crecen en número. Los más comunes en la práctica médica son:

  • Alfafetoproteína o AFP.
  • Antígeno carcinoembrionario o CEA, por sus siglas en inglés.
  • Antígeno específico prostático o PSA por sus siglas en inglés.
  • CA 19-9.
  • CA 15-3.
  • CA 125.
  • Gonadotropina coriónica humana beta o b-HCG, por sus siglas en inglés.
  • Lactato deshidrogenasa o LDH.
  • Cromogranina A o Cg A.

Marcadores tumorales en sangre

Los marcadores tumorales, como se ha dicho, pueden estar presentes en varios fluidos corporales, si bien, por lo general, se miden sus niveles en sangre. Sin embargo, en el caso de la AFP y el CEA pueden medirse en el líquido pleural (en caso de derrame pleural) o peritoneal (en caso de ascitis). Para los casos del CA 15-3 y el CA 125, la detección puede llevarse a cabo directamente en el tumor.

Valores normales de los marcadores tumorales

Alfafetoproteína (AFP)

Se trata de una proteína sintetizada por el hígado. Su nombre es debido a que se encuentra normalmente en el feto.

Los valores normales en adultos se sitúan por debajo de 40 ng/mL.

En el caso de mujeres embarazadas, los valores aumentan hasta la semana 12 de gestación. A partir de ese momento los valores comienzan a reducirse de manera progresiva.

AFT alta

Los valores altos de AFT pueden indicar la presencia de cáncer de:

  • Ovario.
  • Testículo.
  • Hígado

También puede relacionarse con determinadas enfermedades hepáticas, como la hepatitis o la cirrosis.

Antígeno carcinoembrionario (CEA)

El CEA es una proteína que el feto en desarrollo produce de manera normal. Sin embargo, diversos tipos de cáncer pueden provocar que aumenten sus niveles en sangre.

Los tipos de cáncer que pueden estar relacionados con unos valores aumentados de CEA son el cáncer de:

Sin embargo, también pueden darse niveles elevados de CEA en el caso de enfermedades inflamatorias como la hepatitis, la pancreatitis y las enfermedades inflamatorias intestinales.

CEA alto

Los niveles de CEA en adultos pueden verse afectados por diversos factores. Uno de ellos es el tabaquismo. De este modo, en no fumadores se consideran valores altos a partir de 5 ng/mL. En fumadores, se puede considerar normal un valor de hasta 10 ng/mL.

Antígeno específico prostático (PSA)

El antígeno específico prostático es una proteína que puede estar presente debido a la presencia de un tumor. Sin embargo, también puede aparecer en los tejidos normales de la próstata, sin necesidad de la presencia de cáncer.

Finalmente, el PSA también puede estar elevado en caso de enfermedades benignas prostáticas.

PSA alto

Se considera un valor alto de PSA a partir de 4 ng/mL . Por encima de ese nivel se hace necesario considerar las circunstancias concretas de cada paciente. Así, por ejemplo, los pacientes mayores de 70 años presentan valores normales de hasta 6,5 ng/mL.

Los valores superiores a 10 ng/mL hacen necesario examinar la próstata en busca de un tumor.

Por otro lado, el PSA puede sufrir aumentos debido a otras circunstancias diferentes al cáncer:

  • Hiperplasia benigna de próstata. Este aumento del tamaño de la próstata es un proceso que tiene lugar de forma habitual a partir de los 50 años. De hecho, cada gramo de aumento de la próstata puede determinar un aumento en el PSA de hasta en 0,2 ng/ml.
  • Prostatitis. Se trata de una inflamación de la próstata, debido sobre todo a una infección.
  • Retención de orina.
  • Traumatismo de la zona del perineo (entre el ano y los genitales).
  • Después de una biosia prostática.

CA 19-9

El CA 19-9 es una proteína utilizada como marcador tumoral para cánceres del aparato digestivo. Más específicamente, se relaciona en mayor medida con cáncer de páncreas.

CA 19-9 alto

Se consideran unos valores altos del marcador cuando se superan los 40 UI/mL. Estos niveles elevados pueden suceder en el caso de diferentes tipos de tumores, entre los que se encuentran el cáncer de páncreas, el cáncer colorrectal, de estómago y de las vías biliares. Pueden darse niveles aumentados, aunque es menos habitual, en otros tumores no digestivos, como el de ovario o mama.

También existen enfermedades que pueden determinar unos niveles altos de CA 19-9, como pancreatitis, colecistitis, cirrosis o enfermedad inflamatoria intestinal.

CA 15-3

La CA 15-3 es una proteína que es fabricada por las células mamarias. Sus valores pueden verse aumentados por ciertos tipos de cáncer.

CA 15-3 alto

Se consideran niveles altos de CA 15-3 cuando superan los 35 UI/mL. Su elevación se puede dar cuando tiene lugar un cáncer de mama. Sin embargo, también pueden incrementarse sus niveles en casos de cáncer de útero, ovarios, pulmón, hígado y cáncer colorrectal.

Algunas enfermedades no cancerígenas pueden cursar con un incremento en los niveles de CA 15-3. Entre ellas se encuentran la hepatitis, la cirrosis, la sarcoidosis o el lupus eritematoso.

CA 125

Al igual que el resto, es una proteína producida de forma natural por el organismo. Como marcador tumoral se asocia especialmente al cáncer de ovario.

CA 125 alto

Se consideran unos valores altos de CA 125 por encima de las 35 UI/mL. Junto con el cáncer de ovario, los niveles de CA 125 pueden verse aumentados en ciertos linfomas. Otras enfermedades pueden determinar un aumento de sus niveles, entre ellas la cirrosis, la pancreatitis y la enfermedad inflamatoria pélvica. Durante la menstruación también se pueden producir incrementos de CA 125.

b-HCG

La gonadotropina coriónica humana (hCG) es sintetizada por los citotrofoblastos de la placenta y también es producida por los tumores de células germinales que afectana a ovarios y testículos.

Beta-HCG alto

Los valores normales para hombres y mujeres no embarazadas es de menos de 4 mUI/mL.

Lactato deshidrogenasa (LDH)

La lactato deshidrogenasa es menos sensible y menos específico como marcador tumoral que el beta-hCG o el AFP, pero puede elevarse en el 40-60 % de los pacientes con tumor testicular de células germinales.

LDH alto

La LDH es una enzima celular con valores normales entre 140 y 280 UI/L.

También pueden darse niveles elevados de LDH en condiciones benignas, como enfermedades musculares y en casos de infarto de miocardio.

Cromogranina A (CgA)

La Cg A es el marcador tumoral más utilizado para el diganóstico y manejo de los tumores neuroendocrinos.

Cg A alta

La Cg A se encuentra elevada en más de la mitad de los tumores neuroendocrinos, con valores normales por debajo de 36 ng/mL.

tabla marcadores tumorales
Marcadores tumorales más habituales

Marcadores tumorales y tipos de cáncer

Cáncer de colon

El cáncer colorrectal es el tercer tipo de cáncer más común en el mundo. La supervivencia global a 5 años es del 65 %, pero varía en función del avance de la enfermedad. En la etapa más temprana, el estadio I, la supervivencia supera el 90 % a 5 años, mientras que para el estadio IV esta es del 5-15 %.

Los marcadores tumorales juegan un rol importante en el manejo, tratamiento y seguimiento de pacientes con cáncer colorrectal.

El antígeno carcinoembrionario (CEA) es el marcador tumoral más ampliamente utilizado para el cáncer colorrectal. Su evaluación está indicada para la detección de recurrencias tempranas o metástasis tras una resección curativa.

Cáncer de próstata

El cáncer de próstata es el tumor más común en hombres. Sin embargo, en etapas tempranas, el cáncer de próstata normalmente no presenta síntomas clínicos.

De este modo, el tacto rectal y la determinación de los niveles de PSA son importantes herramientas diagnósticas en la evaluación del cáncer de próstata.

El PSA está presente en el organismo a niveles muy bajos.

A pesar de los múltiples estudios llevados a cabo, el cribado del cáncer de próstata por medio del PSA es todavía controvertido.

El uso del PSA para la detección del cáncer de próstata lleva a un diagnóstico temprano, por el que son detectadas muchas patologías en estadios curables. Sin embargo, el conocimiento de la historia natural de las lesiones tempranas sugiere que el uso indiscriminado del PSA puede llevar a biopsias innecesarias, detección de tumores benignos y en algunos casos, sobretratamiento.

Carcinoma hepatocelular

El cáncer hepatocelular es la segunda causa de muerte más común en el mundo. Aproximadamente, son documentados medio millón de casos al año. La mayoría de casos tienen lugar en la zona Asia-Pacífico, en pacientes con infección crónica por hepatitis B. La mayoría de casos en los países occidentales y Japón están asociados con infecciones por hepatitis C, cirrosis alcohólica y esteatohepatitis no alcohólica. Su incidencia está en aumento.

El marcador tumoral más común para ayudar a detectar este tipo de cáncer es el AFP.

Cáncer de páncreas

El cáncer de páncreas está entre las principales causas de muerte relacionadas con el cáncer. No hay pruebas que permitan una detección temprana, por lo que la mayoría de pacientes son diagnosticados con la enfermedad muy avanzada.

En el momento del diagnóstico, aproximadamente el 20 % de los pacientes con cáncer de páncreas son considerados elegibles para cirugía. La supervivencia a 5 años se sitúa en torno al 10 % y crece hasta el 20-30 % si se añade quimioterapia. El pronóstico para pacientes con tumores avanzados o metástasis es de unos pocos meses de supervivencia. De ahí la importancia de una detección temprana.

El CA 19-9, también conocido como sialil Lewis, es el marcador tumoral más utilizado para el cáncer de páncreas. Se trata de una glicoproteína expresada en la superficie de las células cancerígenas.

Cáncer de ovario

El cáncer de ovario es el segundo tumor ginecológico más común y la cuarta causa de muerte por cáncer más común en mujeres. La mayoría de los cánceres de ovario son habitualmente detectados en estadios tardíos, cuando aparecen síntomas y el tumor está ya diseminado por el abdomen y la pelvis.

La supervivencia a 5 años varía entre el 5 y el 50 % en mujeres en estadio III-IV y aumenta hasta el 80-90 % en mujeres en estadio I. Está claro que la detección precoz es crucial.

El CA 125 es marcador tumoral sérico para tumores epiteliales del ovario. Puede ser utilizado para distinguir tumores pélvicos malignos y benignos, para el pronóstico y para monitorizar la respuesta a la quimioterapia. Finalmente, puede ayudar a detectar la recurrencia en las pacientes con cáncer de ovario.

Por otro lado, en mujeres con cáncer de ovario epitelial, aproximadamente el 80 % puede tener los niveles de CA 125 por encima de 35 UI/mL.

Sin embargo, el CA 125 no es útil para detectar cánceres en etapas tempranas ni tumores de tipo mucinoso.

En el caso de mujeres postmenopáusicas el CA 125 puede ser útil como adyuvante para diferenciar entre tumores benignos y malignos.

Otros marcadores tumorales utilizados en el cáncer de ovario son la proteína 4 del epidídimo humano (HE4), el algoritmo de riesgo de malignidad ovárica (ROMA) y el OVA1.

Tumores en células germinales

Los tumores de células germinales normalmente tienen lugar en los testículos y los ovarios.

Cáncer de testículo

Los tumores testiculares representan solo el 1 % de los cánceres en hombres, pero se trata de las neoplasias sólidas más comunes en hombres de 15 a 35 años.

Los marcadores tumorales más comúnmente utilizados en el manejo del cáncer testicular son el AFP, el b-HCG y el LDH.

El AFP se utiliza para el diagnóstico del cáncer testicular.

La gonadotropina coriónica humana (HCG) puede ser producida por las células tumorales germinales. Se consideran valores altos de HCG para hombres y mujeres no embarazadas a partir de 4 mUI/mL.

En cuanto a la lactato deshidrogenasa, esta es menos sensible y menos específica como marcador tumoral que el beta-HCG o el AFP. Puede estar elevada en torno a la mitad de los pacientes con tumor testicular de células germinales.

Cáncer de ovario

Los tumores ováricos de células germinales también producen marcadores tumorales. De este modo, el AFP y el HCG pueden estar elevados en carcinomas ováricos de células embrionarias.

La cirugía es el tratamiento de elección para los tumores ováricos de células germinales, siendo los marcadores tumorales esenciales para su manejo y control.

Cáncer neuroendocrino

Los tumores neuroendocrinos afectan a células del sistema endocrino y nervioso y suponen cerca del 2 % de todos los cánceres. Los tumores del sistema neuroendocrino afectan más frecuentemente al tracto gastrointestinal y al páncreas, pero también tienen lugar en el pulmón y el timo, entre otros tejidos. La mayoría de tumores neuroendocrinos gastrointestinales son de pequeño tamaño y asintomáticos en el inicio.

La cromogranina A (Cg A) es el marcador tumoral más utilizado para el diagnóstico y manejo de los tumores neuroendocrinos. Se encuentra elevada en más de la mitad de estos tumores, con unos valores normales por debajo de 36 ng/mL.

Otros tipos de tumores también pueden cursar con niveles elevados de Cg A, como el cáncer de mama, de ovario, el colorrectal, de pulmón, el neuroblastoma y algunos carcinomas de próstata.

Deja un comentario